Orígenes

Néstor Luis Vadillo -1942-2006- fue un hombre de espíritu inquieto, curioso, creador y entusiasta emprendedor. Ingeniero mecánico por la Universidad Tecnológica Nacional. Prolífero. Desde la fotografía a la numismática, escritor, recopilador e historiador. Fue un activo participante en las instituciones de su pueblo, Carcarañá, provincia de Santa Fe, en la Pampa Húmeda Argentina.

Desde sus inicios fue un apasionado de la ingeniería, enfocó su desarrollo profesional en diversas ramas de la actividad frigorífica y de mataderos, desde dentro de las plantas faenadoras y en fábricas de equipamiento para esa actividad. Hacia fines de la década del 90 decidió concretar su sueño. Independiente e innovador por naturaleza, inició un emprendimiento industrial, Tecnofrig, orientado a los equipamientos especiales.
Don Néstor Luis Vadillo fue un innovador, introduciendo soluciones que superaron la performance en los procesos de la faena de su época.

El reconocimiento de los primeros compradores

Trascendió en el mercado argentino y en países limítrofes con un producto que pasó a ser la nave insignia de la empresa: la Descuereadora de Bovinos Tecnofrig AC 120, primer producto registrado en diseño industrial en el año 2003, que hoy sigue vigente con evoluciones que le otorgan alta productividad y calidad.

Trascendencia en el mercado

Equipos como el mencionado, hacen trascender a Tecnofrig en el mercado argentino y en las repúblicas hermanas de Chile y Uruguay, donde al día de hoy siguen prestando servicio en plantas de faena. Cada día, nuevos frigoríficos requieren la experiencia y asistencia de Tecnofrig para mejorar sus procesos productivos.

Segunda Generación

Pablo Vadillo, profundamente analítico e inquieto observador, acompañaba a su padre en la fábrica, incorporando los conocimientos que únicamente pueden obtenerse junto a un hacedor del temple de Don Néstor. Visitando las plantas de faena, aprendiendo de esa realidad, las necesidades y las oportunidades, avanza intrépidamente con la convicción de quien se sabe representando la innovación y la solvencia técnica, y lo que esto significaba para Tecnofrig. Años antes del fallecimiento de Don Néstor, Pablo se integra por completo a la empresa aportando a la organización y a sus productos una nueva visión.